Deporte aeróbico y anaeróbico

El deporte es la vía de escape ideal por la cual nos podemos evadir del estrés del día a día. Son múltiples los beneficios que éste nos reporta más allá del simple culto al cuerpo. No en vano, cada día más personas se sienten mejor consigo mismos realizando aquel que más les divierte. Existen productos de mantenimiento para ayudarte a lograr o mantener tu peso ideal… siempre combinado con el ejercicio.

Deporte aeróbico

Se denomina deporte aeróbico a aquellos ejercicios en los cuales se utiliza una gran cantidad de oxígeno para la practica del mismo. Un claro ejemplo de éste es la carrera continua, mediante el cual, una vez se empieza a correr, el cuerpo absorbe la glucosa de la que dispone, para más adelante comenzar a extraer las grasas del cuerpo. Debido a esto, este tipo de ejercicios es muy recomendable para las personas que quieren perder peso. Mejorar la capacidad pulmonar, el riego sanguíneo y bajar los niveles de colesterol son algunos de los beneficios que aporta el deporte aeróbico.

Deporte anaeróbico

El deporte anaeróbico, a diferencia del aeróbico que se centra en mejorar la capacidad de resistencia, se basa más en la mejora de la fuerza del cuerpo. Los ejercicios de este tipo de deporte son de menor prolongación en el tiempo, lo que ayuda a ejercitar los músculos sin oxígeno. Un claro ejemplo de esta práctica es el levantamiento de pesas, muy utilizado por atletas que recorren corta distancia, ya que así se incrementa su explosividad en el sprint. Para una optimización de este tipo de deportes se recomienda el consumo de carbohidratos y proteínas, lo cual favorece al aumento de la masa muscular.

Los beneficios de la practica deportiva

Son innumerables los beneficios que aportan la práctica del deporte para afrontar la vida cotidiana. Más allá del complejo narcisista que se pueda tener, también ayuda a ponernos bellos por dentro. Ejercitar un deporte con frecuencia ayuda a mejorar el autoestima, dota de mayor nivel de sacrificio y genera un gran bienestar. Aunque no hay que olvidar que para conseguir el objetivo no hay que descuidar la comida que se ingiere.

Deja una respuesta